top of page
Buscar

Orgullo

Actualizado: 13 feb 2023


Esta mañana amanecía con las noticias en España sobre dos mujeres muertas, bueno, una de ellas una niña de 17 años. Me tomo el café rogando con los ojos que se pare el reloj impasible que me muestra a mi hija creciendo distraída a mi lado, fuerte y valiente, ignorante de lo que yo escucho.

En las noticias del país en el que vivo, decían que Adele había dicho que se sentía orgullosa de ser una mujer en la primera entrega de los premios Brit “género neutro” y dijo sentirse orgullosa por ser una mujer artista.

Es todo tan neutral que de inmediato han acusado a Adele de “Terf“.



Y pienso en que la última vez que reflexioné sobre el orgullo de ser mujer, fue con mi hija diciéndome que con diez años se empezaba a dar cuenta de las desventajas de ser chica y le dije que ser mujer era estupendo mientras dentro de mí gritaban mil interrogantes.


Mis traumas, mi incapacidad para cosas tan simples como llevar una mascarilla vienen determinados por el abuso, abuso que sufrí por ser niña y mujer.

Y lo analizo y es que el orgullo me resulta un concepto extraño…La primera vez que alguien me dijo sentirse orgullosa de mi fue en Reino Unido, yo tenia 20 años. La poca autoestima que me hubiese traído con mi juventud en la maleta, ya se habría evaporado en aquel entonces, ya lo había pasado mal con trabajos de mierda para emigrantes y mi mal inglés, en habitaciones compartidas pagando una fortuna y para entonces ya me habían violado mis compañeros de piso. Así que recuerdo que alguien me dijera que se sentía orgullosa de mi y que yo debía estarlo, porque no solo no lo sentía sino que me sonó rarísimo y me di cuenta de que no me lo habían dicho nunca antes.

Por supuesto de lo que sí estoy muy orgullosa es de mis hijos e hija, pero al tiempo creo que es algo que no me pertenece, ellos son quien son por ellos y aún están empezando a vivir y sus triunfos serán propios, por lo que concluyo que de lo poco que me siento orgullosa es de todo aquello que he conseguido con esfuerzo por mérito propio y pese a las circunstancias que a menudo fueron adversas. Y eso es precisamente el haber conseguido ser la mujer que soy pese a todo, y ese todo es mucho.


Pero el orgullo de ser mujer…Se me hace muy complicado de interpretar, escuché a la actriz Salma Hayek recientemente hablando de cómo se sentía orgullosa de ser la representante de una mujer latina en la última película de la Marvel. “Para que las niñas se inspiraran al verla” dijo.

Y yo pensé en lo importantes que son las niñas que nos miran, pienso mucho en eso.

A veces dada la falta de autoestima, inseguridades y otros problemas que tengo por ser mujer así en este orden patriarcal…Saco fuerzas de donde no las hay pensando en esos ojos de mi hija que me buscan como líder y ejemplo. Y quisiera que vieran un orgullo que no tengo.

Desesperada ante la necesidad de empoderar a mi hija con un orgullo que no siento, decido comprarle a toda prisa el libro de mi amiga Milli Hill que explica de forma amena la menstruación y hablando a las niñas de nuestro poder como mujeres. Pero claro, a mi amiga Milli, best seller internacional, también la persiguen por Terf como a Adele.


Hay una expresión en inglés que me viene a la mente y me recuerda algo. La palabra “emascúlate” algo así como castrar pero que se aplica también a desempoderar a los varones.




El diccionario de Cambridge dice: “hacer que un hombre se sienta menos hombre quitándole su poder y confianza en sí mismo“

Y luego utiliza como ejemplo el que las mujeres se vayan a trabajar y los maridos se queden en casa. Ya veis que fácil es desempoderar a un hombre.

La primera vez que la escuché pensé ¿Y a nosotras? Cuando se nos hace sentir menos, se nos calla y quita cualquier atisbo de confianza, cuando se nos humilla por la calle, y en anuncios, canciones y películas. Cuando se nos habla con tono paternalista y otros se sienten más mujeres que nosotras y más dueños del movimiento feminista ¿cómo se llama eso? No hay palabras…

No podemos tener una palabra para el acto de quitar poder a las mujeres porque sólo se le puede quitar el poder a quien lo tenga.

Ni siquiera podemos hablar de ello, como le ha pasado a mi amiga la psicóloga Carola López Moya. También denominada, señalada y sancionada por “Terf”.


Así que yo hoy escucho a Adele, que ni conozco ni sigo, ni me gusta su música, pero pienso “pues cuánto me alegro de que te sientas orgullosa”.

Hoy en día ya no es solo difícil sentirlo, es punible decirlo.

Y hay quien dice que hemos avanzado mucho y yo quisiera estar orgullosa y que mi hija lo vea.

Pero desayunando con las muertes de las mias y sabiendo tan tranquilos en su trabajo a hombres que fomentan la violación y recopilando en todo el mundo a mujeres castigadas por reclamarse supervivientes del patriarcado y decirse mujeres...La cosa se complica y lo hará también para Adele, porque ahora lo de agradar ya no es cuestión de adelgazar ni apariencias sino también y más que nunca de lo que pensamos y decimos. Mujeres orgullosas y feministas hoy por hoy parece que solo pueden serlo las que no lo son ni serán nunca.



No hay una palabra para hablar de cómo se nos castra a nosotras pero ahora hay una más que añadir a la larga lista, de esas que se utilizan para asegurarse de que no podamos nunca sentirnos orgullosas de ser mujeres.

Así que si sentirme orgullosa de ser mujer a estas alturas de mi vida, significa el señalamiento público como terf, pues lo añadiré a la lista de los insultos que utilizan quienes nos odian por haber nacido mujeres.

301 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page