¿Qué te ha dado con el canto?

En la devastación personal que he sufrido en los últimos meses, me desdibujé hasta quedarme con tan sólo tres elementos esenciales, de lo más antiguo que quedaba de mí para poder reconstruirme. Y estos eran, la bondad, la curiosidad y la alegría. Y recordé que siempre los expresé escribiendo, aprendiendo y cantando.


Hay un antes y un después de todo eso, al investigarlo me redescubro y observo desde la distancia de la edad y con el aprendizaje de mi maternidad que la confianza infantil e inherente de hacer las cosas por el placer de hacerlas, para expresar la identidad y la alegría de vivir, se pierde cuando se empieza a escuchar el juicio externo más alto que la propia voz.



En mi caso simplificando podría decir que los placeres eran pocos y que si una parte de mi árbol genealógico estaba poblada de monstruos la otra se llenaba de músicos, cantantes y poetas. Mi tío fue le primer cantante del famoso grupo gallego Los Tamara, tengo un primo pianista, y en la familia hay violinistas e incluso un coreógrafo.Pero además todas las comidas y reuniones de esa parte de mi árbol concluían invariablemente cantando, en italiano, inglés y francés...Podría parecer lógico que yo pudiese volar feliz por ese árbol cantando y escribiendo para poder escapar felizmente de la monstruosidad. Y sin embargo no fue así y descubrí que los pajaritos también pueden ser crueles.


Es decir los adultos bienintencionados y artistas también pueden acabar hiriendo a los pequeños que no cantan como ellos, y claro que no lo hacen, porque cantan aún libres y por la felicidad de estar vivos.

Los juicios acaban siempre por hacer mella, y me ha sorprendido encontrar en las formaciones que he hecho estos meses sobre grupos de canto, que mi historia era la historia colectiva, en la que alguien le dice a la infancia que no sabe cantar, acallando su voz durante décadas o incluso para siempre.



No todo el mundo que quiera cantar o cante tiene porque hacerlo a un nivel profesional, cuando lo piensas es absurdo. Pero al final lo que aprendes es a dejar de ser tú misma y a juzgar a otros perpetuando inseguridades tradicionales y colectivas.

Y no sólo eso, la humanidad canta, siempre lo hemos hecho y hay quién mantiene que estamos hechos para ello y que antes que el habla fue el canto. Y en nuestras criaturas a menudo parece ser así.



No tengo ninguna intención de hacerme cantante, y de hecho me hace gracia ver las caras cuando menciono que canto o que voy a promover el canto, más de una amiga debe pensar que finalmente he perdido la razón, y la verdad es que nunca antes estuve tan cuerda. Simplemente quiero cantar como cuando era niña, sin pretensiones ni juicios, para saberme viva.

Y por suerte en Reino Unido he descubierto todo un movimiento de Canto Natural y coros que creen, y cito traduciendo del inglés, que cantar es un derecho humano innato.


Y mirad lo que ocurre en el que es uno de mis videos favoritos de Bobby McFerrin, con el que tuve el placer de experimentar esto mismo en directo en un concierto suyo en Londres.




El canto para disfrutar, por salud e inercia humana, me parece la mejor manera de producir oxitocina, crear vínculos y descubrirnos a nosotras y a otras. Y eso he aprendido al hacer la formación con Sing to Beat Parkinson, una maravillosa organización que aplica el canto a las personas que sufren de Parkinson con resultados increíbles. Fijaos en el lenguaje corporal de este señor antes de cantar y durante el canto.




Pero además nuestra voz está íntimamente ligada a la expresión de quienes somos en el mundo. Y a las mujeres y madres se nos silencia de continuo.

Y todo eso es lo que me ha llevado a crear este proyecto que es Matriactivista y que es mi voz salida de mis entrañas junto a la voz de todas, pero desde la alegría, el poder y la consciencia.


Recordando quien somos para poder seguir siendo.

Así que por todo ello y mucho más, Matriactivista va a empezar a cantar con todas vosotras, estad atentas. Y si queréis calentar vuestras voces, podéis empezar por dejar alguna nana en nuestro primer proyecto.













70 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo